En castellano no existe un término propio para definir al fabricante y creador de arcos como el que existe en inglés: bowyer. Lo cierto es que en castellano no existe cultura de esta profesión y todos los términos de la arquería se refieren a los deportistas. Así, arquero es todo deportista que se dedique al tiro con arco y maestro arquero es un título que se entrega a los deportistas que lo reclaman al superar cierta puntuación en competición oficial.

Pero, ¿qué es realmente un bowyer y qué hace? Un bowyer no solo es un fabricante de arcos, sino que también ha de ser un ingeniero de diseño a múltiples niveles. Esto es así pues el funcionamiento de sus arcos dependerá de qué materiales escoja y cómo los componga en sus laminados, así como del ahusado que utilice y cómo lo disponga dentro de sus palas. Para ello habrá de determinar los valores ideales a través de pruebas técnicas y datos críticos, dado que aunque las sensaciones son válidas, un arco es una pieza de ingeniería donde sus variables de funcionamiento se pueden y deben medir.

Por si esto fuera poco, también le tocará diseñar su propia herramienta y maquinaria de taller, como el horno, las prensas, lijadoras especiales, y toda máquina necesaria para los procesos de laminado específicos. Quizá por eso sea tan difícil su traducción. El término requiere dar nombre a una profesión que, a parte de venir del mundo anglosajón, es bastante singular y compleja.

En ocasiones solo nos queda asimilar lo ya está establecido… o echarle imaginación y abrazar el término toxófilo, de la raíz griega toxou: arco o tiro con arco. Un término respaldado por el vetusto volumen Toxophilus (Londres 1545 descárgalo aquí) sobre arquería con longbow inglés, de Roger Ascham. El primer libro en inglés sobre arquería, y dedicado al mismísimo rey Enrique VIII. Un apasionante diálogo entre dos eruditos: Philologus “amante del estudio” y Toxophilus “amante del arco” que nos insinúa a través de los siglos que, aún hoy, este es un gremio complicado.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.