En nuestro primer artículo os mencionamos que existía una relación entre el spine de nuestras flechas y la paradoja del arquero, así que de eso venimos a hablar hoy.

 

El spine que traen las flechas marcado por los fabricantes es una cifra que se refiere a la la deformación, medida en milésimas de pulgadas, de un tubo de 29” (73,66 cm) apoyado entre dos puntos separados 28” (71’17 cm) de tal forma que desde el centro del tubo a cada apoyo haya 14” (35,56 cm). Luego se deja colgar libremente un peso de 1,94 libras (880 g) y la medida de la deformación que se produce es lo que conocemos como spine.

 

La mayoría de fabricantes ofrecen tablas donde, según el arco que usemos y con las variables de apertura y potencia, te ofrecen una referencia muy aproximada de qué spine de flecha escoger. Para aquellos que se decantan por la madera puede ser un poco más complejo, puesto que dentro del mismo calibre de flecha encontramos diferentes spine, los cambios de densidad que pueden darse en una sola pieza de madera aportan esa flexibilidad al material. Aunque eso es solo para valientes que se las fabrican para sí, puesto que a día de hoy es fácil encontrar las flechas clasificadas por rigidez en nuestras tiendas de arquería.

 

Para que nuestra flecha vuele correctamente lo importante es su rigidez dinámica, pero esta depende de muchas variables y por eso para poder tener una referencia a la hora de escoger nuestras flechas nos guiamos por el spine, que nos indica su rigidez estática. Cuanto mayor sea el spine más flexible será la flecha y viceversa, si el spine es bajo mayor rigidez tendrá esta. Ante cualquier duda para escoger vuestras flechas acudid siempre a vuestros vendedores de confianza.

 

Una vez combinemos esa variable con la longitud del ástil, la potencia del arco, las plumas, la punta, nuestra suelta… aparecerá su verdadera rigidez dinámica, y si esa combinación es correcta la paradoja se producirá con éxito llegando nuestra flecha al blanco sin problemas.

 

Ajustar la rigidez dinámica de una flecha es un tema que se merece un artículo aparte, pero para dar una pinceladas diremos que una vez escogidas nuestras flechas las dos variables que más les afectan son su longitud y el peso de la punta. Si añadimos peso en la punta las haremos más flexibles y para hacerlas más rígidas bastará con reducirlo. Otra forma eficaz para hacerlas más flexibles es dejándolas un poco más largas. Y si las deseamos más rígidas, cortándolas un poco. Aquí hay que tener cuidado de no pasarse y dejar siempre un margen de seguridad de 1” (2,54cm), para evitar accidentes.

 

Por supuesto existen otras variables que afectan al spine dinámico de nuestra flecha, aunque de forma tan sutil que algunas se suelen obviar. Estas son: el tamaño y la posición de las plumas, el peso y los hilos de la cuerda, además de su forro, o de si el arco tiene el tiro más o menos centrado.

 

Sobre el tema del tiro centrado os comentaremos que cuanto más cerca del eje esté la ventana, lo que se suele llamar center shot o tiro centrado, son necesarias flechas más blandas que en aquellos arcos que no tienen ventana o que está muy alejada del eje.

 

Una vez contado todo esto y para quitar hierro a un asunto que puede parecer complejo, recordaros que tanto los fabricantes de flechas con sus tablas como vuestras tiendas de confianza o los fabricantes de arcos estamos aquí para ayudaros a escoger el spine que más se ajuste a vuestra apertura y potencia.

 

Esperamos que os sea útil y que nos comentéis vuestras impresiones en la página. Saludos y buenas flechas.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.