En el artículo que traemos hoy vamos a dar un paseo por los inicios de este proyecto, y de paso también un poco por su futuro.
Cuando me propuse fabricar arcos como primer proyecto escogí fabricar un recurvo monoblock (aquí podéis encontrar un álbum con fotos). Este tipo de diseño tiene una dificultad en si que otros no tienen, al ser recurvo la posibilidad de alabeo en las palas es mayor y por ser monobloc la posibilidad de corregirlo es menor, por eso puede que esta sea una de las piezas más difíciles para el principiante.

Prensa dentro del horno

En la primera fase lo importante era conseguir una alineación perfecta de todas las partes, como suponía no sería fácil pero tampoco imposible. Hubo que pelear con el rectificado de las prensas, de las que tuve que hacer varias antes de conseguir la definitiva. Después, algo inesperado para mi, fue necesario recalibrar algunas máquinas para conseguir una tolerancia en las láminas que permitiera al laminado final trabajar sin tensiones laterales, lo que hace que las palas se retuerzan en el tiempo con su uso.

Curva y ES Prototipo-1

Una vez conseguida la alineación perfecta ya estaba preparado para el siguiente paso, valorar la validez y eficiencia del arco. Para empezar se lo dejé a algunos arqueros y arqueras para que me dieran su impresión. Era un buen arco, suave, estable, tenía mucho potencial. Según todos podría fabricarlo para la venta, pero como los datos técnicos no me convencian no lo saqué a la venta y decidí centrarme en el longbow BRE que todos los que nos seguís ya conocéis.

Curva y ES Prototipo-2

Esa decisión se basó en la eficiencia de los primeros prototipos, solo llegaba al 88,5% y eso era muy poco para un arco de calidad, como los que quería para mi marca. Por eso tenía que conseguir un laminado que me permitiera sacar más energía de las palas. Después de investigar y modificar la forma de fabricar las láminas hice varios prototipos y conseguí el ansiado deseo de todo arquista, aumentar la eficiencia de sus arcos, en este caso ese aumento es del 2,5% llegando así al 91% de eficiencia en este arco, quizás podamos sacarle algo más.
Viendo las curvas de potencia se puede apreciar como en el prototipo 2 la zona superior de la “colina” se prolonga tanto que elimina la zona de “valle”, este aparecerá a partir de las 28” de apertura siendo practicamente plano y eliminando el “stack”, lo que será una ventaja para quienes tengan una gran apertura.

Curva de potencia Prot-2 a 30″

Es una pena que un accidente fatal cuando tenía el arco sobre el tablero de ajustes hiciera que saltara en vacío, partiendose la cuerda y un trozo de la fibra. Esto me impidió seguir con las pruebas en este prototipo y por eso aun no podemos saber su eficiencia dinámica. Pronto os iré contando más novedades sobre este modelo de arco con el que tanto he aprendido, os puedo adelantar que fabricaré uno en exclusiva como parte de los premios del II Trofeo Comarca de la Sidra organizado por Emilio de Casa Aldea Los Valles, ya sabéis dónde acudir si queréis ser los primeros en tener una de estas maravillas de la ingeniería artesana.

Pala y cuerda accidentadas

Volveré al taller a seguir investigando y trabajando para hacer arcos que puedan cumplir vuestros sueños y os iré contando como van en proximas notas. Por ahora me despido deseando que vuestras flechas vuelen siempre rectas y lleguen a sus objetivos pero sobre todo que siempre encontréis la fuerza y el tesón para conseguirlo.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *